¿Cómo evitar los recargos?